La arquitectura de Tana Toraja, en Indonesia, es única y sorprendente: Sus casas tradicionales poseen techumbre de bambú, astas en fachada… Conócelas.

Ya estamos en Tana Toraja. Una de las varias peculiaridades que atraen a los visitantes son sus casas tradicionales, que yo sepa, una arquitectura única en el mundo.

En fotos resultaban atrayentes ¿merecerían la pena in situ? Visto lo visto y, oídas las explicaciones, yo creo que sí.  Partimos ya.

PEQUEÑOS POBLADOS

Tana Toraja, esa pequeña comunidad cristiana en el centro de la isla de Sulawesi, es eminentemente rural. Sus viviendas están diseminadas, unas veces aisladas y otras en pequeños, muy pequeños núcleos.

Sus casas tradicionales se denominan tongkonan. Son completamente de madera, construidas sobre altos pilares. Hasta ahí todo normal.

¿Qué es entonces lo que las hace únicas? Dos cosas: su decoración exterior y, sobre todo, sus techados.

Poblado Toraja con casas de tejados con forma de astas de búfalo

LOS TECHADOS

No cabe duda de que sus techados son particulares. Unos opinan que en forma de barco phinisi. ¿Qué son las phinisi? Pues unas embarcaciones típicas indonesias, con una forma algo más cóncava de lo habitual.

Incluso hay algunas leyendas al respecto, como la que cuenta que,  hace muchísimos años hubieron de colocar las barcas sobre las casas para protegerse de las lluvias y de ahí que mantuvieran después la forma.

barca phinisi en Pantai Bira Sulawesi

Otros dicen que asemejan astas de búfalos ya que son animales muy importantes para ellos, utilizados no tanto para el trabajo o la alimentación diaria como para ser sacrificados en las ceremonias funerarias.

Lo cierto es que no sabes a quién dar la razón, ambas teorías pudieran ser correctas, aunque yo me inclinaría por los búfalos.

Fijémonos ahora en los 3 tipos de techumbre: en la siguiente imagen apreciamos gran contraste entre la más antigua y barata, de ramas, y una moderna, de teja o uralita.

arquitectura tradicional Tana Toraja

Esta otra imagen muestra la techumbre más llamativa y habitual, de bambú y fibras vegetales.

 

Casas tradicionales de Toraja

Techo de bambú típico de arquitectura toraja

Detalle del bambú del techado

LA DECORACIÓN EXTERIOR

Aunque algunas casas muestran la madera exterior tal cual, sin ningún ornamento, otras muestran unas fachadas altamente decoradas con pinturas de motivos geométricos típicos de Toraja. Incluso ligeramente talladas.

La policromía se centra únicamente en los tonos tierra, naranja y negro obtenidos de algunas plantas de la zona.

Decoración fachada casa Tana Toraja

Otro elemento decorativo que no suele faltar es el gallo, símbolo de prosperidad.

Gallos pintados en casa tradicional toraja indonesia

En ocasiones observamos, también en el frontal, la talla de una cabeza de un dragón. Esto nos da una información extra, la casa pertenece a una familia de origen chino.

Decoración casa de familia china en poblado toraja

LAS CORNAMENTAS DE LA FACHADA

El otro elemento que atrae poderosamente la atención son las cornamentas. Detalle ornamental sólo a medias, para ellos es mucho, muchísimo más. Es la muestra de su status social.

Las cornamentas expuestas en la fachada corresponden a los bueyes sacrificados durante las ceremonias funerarias de la familia que habita la casa. Cuanto más poder económico posee la familia, más bueyes sacrifican.

Como en todas partes, gustan que aparentar por lo que, algunas familias no sólo es que ahorren durante toda su existencia para poder comprar más ejemplares cuando ocurra el fallecimiento sino que, incluso llegan a endeudarse de por vida, pasando el débito de generación en generación.

Arquitectura tradicional Tana Toraja

No quiero pensar la riqueza de la familia dueña de la siguiente vivienda

EL INTERIOR

Tuvimos la oportunidad de entrar en una de las moradas. Siempre hay alguien que te lo ofrece, gratuitamente o por alguna moneda. Su distribución y uso poco difieren del resto de casas tradicionales de otras zonas del país que ya os comenté durante  mi aventura con gente local nada más llegar a Indonesia.

Entremos ahora en una de Toraja:

Constan de dos plantas. En la inferior, elevada del nivel del suelo para evitar alimañas, inundaciones y crear una capa de aire tanto para las humedades como para el calor, se encuentra la cocina y la sala de reunión familiar.

Sus habitáculos son pocos pero amplios. Y es que hemos de tener en cuenta que los hijos, al casarse, mientras quepan o consigan dinero para su propia casa, siguen viviendo en la parental, con su cónyuge y sus propios hijos, con lo que fácil se pueden juntar quince o veinte personas.

Muebles y enseres, los justos e imprescindibles. Por una parte, necesitan espacio. Y por otra, en Indonesia en general y en las áreas rurales en particular, el consumismo no prima, no entienden la necesidad de todo lo que los occidentales creen indispensable.

Y si no, fijaros en la cocina. Más minimalista imposible. Espacio para el fogón, fregadero, mesa de trabajo y extractor, “Todo en uno”, dos bloques de madera o piedra en el suelo. Con mi amor por la cocina, desde luego a mí con eso hasta me sobra.

Arquitectura tradicional Tana Toraja, cocina

El cubo de basura suele ser la ventana o un agujero en el suelo. Los desperdicios van directamente abajo, donde las gallinas y algún otro animalillo darán buena cuenta de ellos. Ecologismo puro.

En la planta superior se encuentran los dormitorios. Para tanto morador no es que necesiten inmensa armariada, con un sarong de quita y pon pueden ser más que felices. Tampoco son necesarias tropecientas literas. Gran parte de la población indonesia sigue durmiendo en el suelo, sobre un sarong, una alfombrilla o un colchón sin somier.

Sí. Máxime en áreas rurales. Comen, cocinan, duermen y conversan en el suelo, no tanto por falta de medios para algún mobiliario sino por la costumbre de toda la vida.

Comiendo en el suelo de casa tradicional Tana Toraja

Depende de las necesidades, cada habitación puede albergar sólo al matrimonio o también a todos sus hijos. O bien dividírselas por sexos. Aunque en el fondo, tampoco esto les preocupa gran cosa, la sala o la cocina son tan válidas para descansar como cualquier dormitorio.

No suelen existir puertas interiores, simplemente un vano en los tabiques de madera. Y, con respecto a ellos, a ver, es cierto que tengo algunos kilos más que antes, pero nunca me había sentido tan acomplejada como en las casas de Toraja.

No es que quiera buscar excusas pero mirad el ancho del hueco de acceso al dormitorio. ¿Es cosa mía, o eso no es normal?

Acceso a dormitorio arquitectura tradicional Tana Toraja

Además, veréis que la longitud del vano tampoco es muy allá y que no está al nivel del suelo, por lo que para traspasar el umbral impone una nueva dificultad, la de la subida.

Un grupo de turistas locales que salían de la habitación decidieron esperar a ver el espectáculo de si era capaz de entrar por mí misma o me tenían que dar el empujoncito para subir y luego desempotrarme. Habrá que aguantarse y tomárselo a buenas, sé que la intención de ellos nunca es reírse de los demás sino mera curiosidad.

Con respecto al tamaño de las ventanas, ante las que además tenías que arrodillarte para asomar la cabeza, ya os digo que debe ser lo más parecido al sentimiento de estar a punto de guillotina.

Arquitectura tradicional Tana Toraja, cornamenta en fachada

Como curiosidad: las casas tradicionales no pueden ser vendidas, son transmitidas de generación en generación. Sólo pueden pasar a otras manos si la familia se extinguiese totalmente, cosa poco improbable. En ese caso, el jefe del poblado se la adjudicaría a otra familia que la pudiera necesitar.

LOS GRANEROS 

Fijaros en la siguiente imagen. A priori pudiera parecer que todas las edificaciones que vemos son viviendas, pero no es así.

Poblado de arquitectura tradicional Tana Toraja

Los poblados se  disponen en dos hileras paralelas, con un paseo central pero, mientras que las de un lado sí que se habitan, las del otro, más pequeñas, son utilizadas como graneros.

Para diferenciarlas rápidamente, además de por las cornamentas, sólo hay que fijarse en que los graneros no tienen escalera de acceso. En su lugar utilizan un tronco de quita y pon con unas melladuras que sirven de peldaños.

Granero de Tana Toraja Indonesia

Un hórreo a la indonesia

Entre ambas hileras, cerrando una U, hay otra edificación, es en la que se reúnen todos los vecinos cuando hay algo que celebrar o discutir.

Cierto es que no siempre las aldeas presentan una alineación tan perfecta y mucho menos disponen de pavimentación.

Mirad, aquí pernoctamos en una segunda visita a Tana Toraja. En una auténtica y tradicional tongkonan localizada en una aldea en medio de la nada. La experiencia fue única.

Hotel con arquitectura tradicional de Tana Toraja

Aunque, por muy tradicional que sea cualquier poblado o casa, parece que no siempre se pueden evitar algunos detalles modernos.

Colcha con motivos yanquis en Sulawesi

Una colcha yanqui no creo que sea muy tradicional, Pero es que hay que ir renovándose.

Así, entre algunas risas, apuramos las últimas horas de luz disfrutando de unos paisajes fantásticos. Hay que acostarse pronto, mañana volverá a ser un día largo, y  lo más sorprendente, los enterramienos y los ritos funerarios, aún están por llegar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ritos funerarios de Tana Toraja

Tana Toraja, enterramientos

Dormir en una casa tradicional de Tana Toraja

Tana Toraja, mercados de viandas y animales

Tana Toraja, cómo llegar y conseguir guía