Avión, bus, coche de alquiler… Veamos las opciones para llegar a Tana Toraja y conseguir guía para moverte luego por allí.

Ya he publicado varios artículos sobre la increíble Tana Toraja. Su arquitectura y sobre todo sus ritos funerarios y enterramientos la hacen única, a un tiempo atrayente y escalofriante. Al final os dejo los enlaces por si queréis echarles otro vistazo.

Pero sois varios los que, en comentarios privados, me habéis preguntado la mejor forma de llegar y moverse por allá. Así que, por si hubiere más interesados, sin preámbulos, paso a explicarlo en este nuevo post.

CÓMO LLEGAR: ¿BUS O AVIÓN?

Se puede llegar directamente en avión, pero no hay vuelos diarios, por lo que gran parte de los turistas, llegan en avión hasta Makassar para continuar luego en bus.

La distancia no es demasiada, 249 Km., aunque con las carreteras existentes, eso se traduce en unas 8-9 horas de viaje. No te asustes, realmente no se hace muy pesado, vas durmiendo, el viaje es nocturno.

mapa isla Sulawesi, Indonesia

Imagen de google

Existen varias categorías de autobuses y varias compañías. Nosotros, las tres veces que  hemos ido utilizamos la compañía Pernata y no tuvimos problemas. Disponen de un bus que denominan “business”.

Es un poco más caro que los otros pero en Indonesia te puedes permitir esos pequeños lujos y no es lo mismo ir toda la noche encogido de brazos y piernas que tumbados.

Eso sí, procura que no te den los de la última fila porque no se reclinan tanto. ¿Razón? En el espacio de detrás se tumba a dormir el conductor de reserva.

La estación de bus no está demasiado lejos del aeropuerto, pero necesitas ir en taxi. No es caro, pero si el taxi no tiene taxímetro, regatea, ofrece la mitad de lo que te pidan.

De todas formas, en el mismo aeropuerto hay una parada. Lo único es que, como los autobuses son nocturnos, si llegas por la mañana, se te hará un poco larga la espera, porque el aeropuerto no tiene absolutamente nada para entretenerse.

Mejor pasas el día en la ciudad. No es que sea muy atractiva para pasear pero se pueden visitar algunas cosillas y también sentarte en algún sitio agradable.

Fort Roterdarm en Makassar vista aérea

Fort Roterdam, lo más típico de visitar en Makassar

Eso sí, no apures demasiado el tiempo. Calcula aproximadamente una hora para bajar a la ciudad y casi otra en camino inverso para llegar a la estación.

Siempre es aconsejable hacer reserva, online o telefónicamente, pero si no, llega una horita antes por si las moscas porque aunque salen varios vehículos, suelen acabar todos llenos.

Ah, y no pienses que te equivocas si el tiquet y el bus ponen destino Rantepao en vez de Toraja. Es la ciudad importante más cercana, donde pernoctan la mayoría de visitantes.

EL INTERIOR DEL BUS
Como citaba anteriormente, en el bus “business”, que es el que conozco, los asientos son realmente cómodos. De piel, anchos y se reclinan hasta quedar casi completamente tumbados.

Suelen poner el aire acondicionado bastante fuerte, pero no importa. Dispones de una mantita bastante cálida, normalmente con dibujos infantiles, lo que te lleva a rememorar aquellas fiestas de pijama de tus hijos. Bob Esponja es el personaje estrella pero a nosotros no nos tocó.

Nos tocó una del Barça, equipo que aquí conoce absolutamente todo el mundo. Son unos verdaderos forofos del futbol. Con el frío que hacía, nos abrazamos a ella cual amantes, eso sí, con un cierto sentimiento de estar cambiando de chaqueta.

Manta del Barça en autobús hacia Tana Toraja

Como consejillo, lo que no vendría mal es que llevases un antifaz porque las luces de los coches que se cruzan o de los poblados que atraviesas incordian un poco. Y también unos tapones de oído porque a veces ponen música, aunque bajita, para avisar de que se va llegando a una parada o para que el conductor no se duerma.

VIAJAR EN COCHE

Otra opción es hacer el trayecto en coche con o sin conductor. Hay quien piensa que así vas viendo el paisaje. Particularmente no la recomiendo. Se hace mucho más pesado.

En primer lugar, a no ser que seáis varios a pagar, sale más caro. En segundo lugar, no podéis ir tan estirados. De acuerdo que podéis parar más veces pero entonces el viaje se eterniza y por otra parte, pasadas dos o tres horas todo el panorama parece igual.

Por último, si no estás acostumbrado a las fuertes emociones que conlleva conducir en Indonesia, baches gigantescos, desvíos sin señalizar, adelantamientos en línea continua, conducción por la izquierda, o mejor dicho, por donde se quiera o se pueda… mejor empezar con un viaje más cortito.

Conduciendo hacia Tana Toraja en Sulawesi

El conductor contratado en uno de nuestros viajes: traspasando la línea continua y conduciendo por la derecha en vez de la izquierda, aún con tráfico de frente. Algo absolutamente normal.

LOS GUIAS

Una vez en Rantepao, ya es distinto. En las zonas más turísticas de Indonesia si no vienes en un viaje organizado, lo común si quieres conocer los alrededores es que contrates los servicios de un guía local. Con un poco de suerte, que la suele haber, hablará tu idioma y si no, inglés, seguro.

No es algo para ricos, los precios son más que aceptables para los extranjeros, aunque esto no debería decirlo por si acaso me lee alguno de ellos y deciden subir las tarifas.

Por unos 50 euros al día, tienes a tu disposición desde las 8 de la mañana hasta las 6-8 de la tarde, coche y guía, que a veces es el mismo conductor y a veces una segunda persona. Si a esto le sumas que el precio es por coche, no por persona, y que muchos automóviles son de 8 plazas, quiere decir que si vas con la familia o con algunos amigos, no sale nada mal.

Te lleva, te trae, te explica, te espera en la puerta de cuantos sitios sean menester… y todo con la mejor de las sonrisas.

En la estación de bus, en una tienda, en mitad de calle… cualquier sitio es bueno para que alguien se ofrezca a hacerte de guía o a buscarte uno. Hay guías oficiales y no oficiales.

Ambos suelen responder bien pero, si no es que me lo han recomendado antes,  yo prefiero los oficiales aunque sean ligeramente más caros porque vas más sobre seguro de que no haya sorpresas de coches desvencijados o cualquier otra cosilla.

En Toraja fue el hotel quien nos llamó a una agencia de guías “oficiales”. Pero como es zona de mucho trasiego turístico, se pasan. O tal vez sea que cuando llevas un tiempo viviendo aquí, ya no te consideras guiri y todo lo ofrecido a ellos te parece caro.

No quiso negociar demasiado, así que bajamos al pueblo y en menos de nada y como es preceptivo, regateando y acordando la ruta,  ya teníamos nuestro chófer y nuestro guía.

ALQUILER DE MOTO

De todas formas, cada día hay más viajeros que, ayudados por el GPS y las APP turísticas, se animan a alquilar una moto e ir por libre. El precio es más que tirado.

Conduciendo moto en Indonesia

Nosotros somos de esos pero, concretamente en Tana Toraja no lo recomendaría, porque los guías te ahorran mucho tiempo.

Por una parte, saben dónde hay funerales ese día y van derechos. El forastero en cambio, como no tenga las coordenadas, chungo, porque calles con nombres hay pocas y puede que incluso toque ir por alguna calzada de tierra. También saben rutas alternativas si los caminos están cortados por baches o inundaciones. Sí,  el GPS se reubica pero ya sabes que no siempre funcionan como quisiéramos.

Calzada llena de piedra en Indonesia

Con calles como ésta, en coche aún, en moto, dos personas, mejor bajar e ir a pie

Por otra parte te dan explicaciones que no siempre vienen en las guías. Si lo deseas te llevan a emplazamientos que no aparecen en los folletos, se encargan de discutir en los restaurantes si te traen lo que no pediste, te asesoran de los precios para que no te tomen demasiado el pelo o espantan a los vendedores ambulantes si se ponen demasiado pesados.

En fin, ya tienes las opciones servidas, con pros y contras. Sólo te falta decidir y … adelante.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tana Toraja: Enterramientos

Tana Toraja: Ritos funerarios

Tana Toraja: Arquitectura

Tana Toraja: Mercado de viandas y animales