QUÉ VAS A BEBER:  Necesitarás ingerir mucho líquido. ¿Qué bebidas encontraré? ¿Cuál será más adecuada? Aprovecha para tomar café Luwat, el más caro del mundo.

 

¿Qué quieres beber? Esta es una de las preguntas más habituales en este país porque, con una temperatura de 30-35 grados desde las 7 de la mañana hasta las tantas de la noche, y una humedad entre el 80 y 95%, beber se hace del todo imprescindible para mantenerte hidratado.
 
Me parece curioso que

las comidas no sean todo lo sanas que pudiera desearse y, sin embargo, la bebida por excelencia sea el agua, incluso en las comidas. Al principio pides refrescos, zumos, cerveza… pero después de un tiempo, no hay quien lo aguante, tu cuerpo te pide agua. En muchos establecimientos incluso te la ofrecen gratis.

Pero, pregunta para el  “Trivial”, ¿cuál es la bebida que le da fama internacional a Indonesia? Efectivamente, el café. Más concretamente el Luwak, ya que es uno de los pocos países productores. El más caro del mundo, señores, tal vez no tanto por su calidad como por su escasa producción anual. 

 
Y, no es que el café sea malo pero, sinceramente, no creo que haya nada que justifique el precio que en algunos países llega a alcanzar, entre 500 y 900 euros el kg. Refiriéndonos a tacitas, he oído de quien ha pagado 100 euros por una, porque claro, no sólo has de pagar el líquido elemento sino el local donde lo tomas, que obviamente dudo que pueda ser el bar de la esquina. 

 

Todo el que pasa por Indonesia cuenta la historia del café, así que, aún a riesgo de repetirme, no voy a ser yo menos.

Resulta que existen unos animalitos con una pinta muy simpática, los luwak (en castellano, civetas), que se alimentan de bayas de café que encuentran por los bosques.

Bueno, eso era tiempo ha, porque ahora, a la vista del negocio, los crían en granjas y los ceban, como pasa con otros animales por cualquier parte del mundo. Las asociaciones amigas de los animales están luchando por conseguir la clausura de estas granjas, pero de momento,  ahí van.

 

IMG_8377

No todos los luwat están en granjas, también hay alguna mascota. A éste me lo encontré paseando con sus amos por el Rastro.

T

 
Pues bien, los granos son ingeridos pero no digeridos, así que, tras el recorrido habitual por el aparato digestivo, son devueltos a la madre tierra por el canal acostumbrado. Tranquilos, no se hace infusión directamente con ellos. Se lavan, pelan,  tuestan, etc., etc., antes de llegar a nuestro paladar. Como se suele decir,  ¡¡ Quién lo habrá inventado !!
 
¿Qué tiene de especial entonces, snobismo?  Pues, según los expertos, durante el proceso digestivo, algunas enzimas reaccionan y le confieren un sabor inigualable. Seguramente así será, pero personalmente me pasa lo mismo que con el caviar, caviar. Que está bien probarlo, para tener tu opinión, pero que con alguna marca concreta de sucedáneo, también me conformo.
 
Aquí lo he tomado una vez y resultaba algo terroso, bien porque no estuviera bien filtrado o porque lo hubieran disuelto directamente en la leche. En casa, lo he hecho en la cafetera de toda la vida, y el sabor era muchísimo mejor. ¿La manera exacta de prepararlo? Pues sinceramente no la sé, pero lo mejor es al gusto de cada uno.
IMG_8182 IMG_8183
Tal vez esta sea la cafetera ideal. Se coloca encima del vaso y va filtrando, cayendo directamente poquito a poco en el vaso. ¡Curiosa cafetera!
 
 
  Aunque el precio en la isla no llega a ser tan exagerado como fuera, para el ciudadano de a pie sigue resultando caro, por lo que son mucho más populares los diferentes tipos de café de la zona de Toraja, en el interior, tan apreciados, que se venden como souvenir, tanto para población local como extranjera. Lo mismo ocurre con el café de Bali o Papúa.
 
Hay otro tipo de bebida a la que también te haces aquí adicto, el té. Yo nunca he podido con él, excepción hecha de nuestro embotellado Nestea, y del  moruno que bebía en Ceuta y Marruecos, té verde con más sabor a hierbabuena que otra cosa, delicioso. En Indonesia lo preparan de diversas formas, pero con hielo y limón terminas enganchado (“es lemon tea”, se denomina): refresca, quita la sed, estimula y no tiene gas.  
 
Refrescos hay muchos, pero de momento todos los probados son tan sumamente dulces que dan más sed de la que quitan. Es cierto que con tanto calor se necesita reponer glucosa en el organismo, pero es que se pasan. 
2015-06-01 08.16.58

El azúcar puede venir en botella como la de la imagen, en cuenco, tacita… pero lo que son las bebidas, parece que van de uniforme, en casi todas partes te ponen esas jarras-bote, deben estar de moda.

No sólo en los refrescos, en general, en todas las bebidas, por lo que a veces, en cafeterías, es mejor pedir que no le pongan azúcar, que lo traigan aparte. Es algo bastante habitual, incluso a veces no hace falta ni decirlo, directamente te traen la consumición solicitada junto a una pequeña jarrita con azúcar o edulcorante líquido. 
En cuanto a la todopoderosa Coca Cola, existe, cómo no,  pero no creas que es muy popular, apenas verás a alguien tomándola.
 

 
La cervecita, que tan bien entra en verano, “oseasé”, aquí todo el año, la tomas, pero sólo se encuentra en alguna tienda, medio escondida, porque parece ser que ha habido amenazas a los pocos supermercados que la vendían. 
 
Resulta un poco chocante, porque hay diferentes cultos legales que no tienen prohibido su consumo y porque incluso tienen una marca nacional, Bintang, que no está nada mal, pero es lo que hay. De momento en hoteles y restaurantes a los que suelen acudir los guiris, no hay problema.
IMG_6082
Diríais que es una litrona, ¿verdad?Pues no, aquí, salvo que especifiques que la quieres pequeña, que además no siempre la hay, ésta es la que te ponen, de casi un litro. Afortunadamente, tiene menos grados que la nuestra y puedes con ella. Aunque una vez que te has acostumbrado, te afecta como la que más. ¡Qué misterios!
 
 
El vino u otras bebidas alcohólicas… eso sí que es más complicado de tomar, ya no sólo por el mismo tema sino también por el económico. Una botella, si la encuentras, no te sale por menos de 80 euros, de ahí para arriba. Así que mejor se deja para las grandes, muy grandes ocasiones. En buenos restaurantes u hoteles (hablamos de Makassar), te puedes permitir tomar una copa de vez en cuando, al igual que en Bali o Jakarta, con gran número de población extranjera, donde encuentras sin problema lo que quieras, aunque el precio sigue siendo poco persuasivo.
 
Por último, cómo no citar los zumos naturales de frutas. El más popular es el de coco joven (kelapa muda). Hay infinidad de chiringuitos callejeros, uno tras otro, donde no tienes más opción que esa. 

2015-03-29 03.16.09

 

IMG_5536

Tomando un zumito de coco joven. ¿Quién necesita un vaso?

Lo abren y con una pajita te tomas el líquido directamente. Después, si quieres, te dan una cuchara para que te comas la pulpa.

A mí personalmente no me hace, tal vez porque está a temperatura ambiente, más bien caliente. Claro, con el tamaño de cada pieza, difícilmente podrían tenerlo en frigorífico.

 
 
Yo prefiero el mango o la papaya (que no los tomaba tanto desde que vivía en Canarias), y también otra fruta que descubrí aquí, el sirsak, muy parecida de sabor a la chirimoya. 
 
De las distintas frutas tropicales, ya hablaré en otra ocasión, pero lo que no puedo dejar para otro día es nombrar el  zumo de aguacate con chocolate. Suena extraño, ya lo sé y en condiciones normales nunca lo habría probado, al pan, pan, y al vino, vino, pero he de reconocer que, si no le ponen demasiado dulce (yo soy más de salado), está exquisito. Es distinto a cualquier sabor que pudieras esperar.  
 
Y llegamos al final. Con una imagen de las mil que tomamos cada vez que vamos a tomar un zumito mientras vemos la puesta de sol, os dejo por hoy. No sé con qué me quedo, si con el zumo o el ocaso. Difícil elección.
 

1995

 ¿Merecía la pena ir a tomar el zumo?