¿Has presenciado algún acto budista? ¿Y alguna suelta de luminarias? En este acto lanzamos algunas… 3.000 para ser exactos. Si aúnas ambos eventos, el resultado es espectacular.

Hoy es en principio un día más, me acerco al centro comercial y me encuentro con un grupo de jóvenes vendiendo entradas para algo. En el cartel propagandístico veo muchas luces. Pregunto de qué va y no nos entendemos gran cosa. Sólo capto que hay meditación y luminarias. Pues, hale, como nos apuntamos a un bombardeo, iremos, ya nos enteraremos allí. Si es una sesión de yoga, me gustará.

Llegamos al parking del centro comercial, una gran explanada preparada para el evento. En el acceso encontramos algunos monjes budistas, que se ponen muy contentos y nos saludan en español. Hacen ademán de chocar las manos, aunque cuando estiro la mía, se horrorizan, ¿tan fea soy? No, es que los monjes tenemos prohibidísimo tocar a las mujeres. Ah, vale.

Nos dan una cajita a cada uno, con un bollito y agua, y pasamos al recinto. Enormes copas de cristal con velas en su interior y estacas luminarias de madera forman un graaaaan rectángulo.

IMG_7587

A continuación impresiona el panorama: filas larguísimas de antorchas colocadas a un metro aproximadamente de separación cada una, marcan el sitio de cada persona. Nos dicen que hay casi 12.000. Caramba, no me lo puedo creer. También, cada tres o cuatro sitios, una luminaria de papel aún doblada en el suelo.

IMG_7588

Al fondo hay un gran escenario con un cartel en el que por fin pudimos leer qué se celebraba, el 408 aniversario de la llegada del Budismo a Makassar. ¡Madre, pues igual nos tienen ahora toda la tarde rezando!  Y es que, en el día a día no lo percibes, pero hay una gran cantidad de chinos en la ciudad, parte cristianos y parte budistas, y aunque representan un pequeñísimo porcentaje, tal vez un 3%, con una población de unos 2 millones de personas, resultan unos cuantos.

Elegimos una de las primeras filas ya que, con la acostumbrada puntualidad lugareña, a pesar de ser ya casi la hora de comenzar, llegamos de los primeros. Esperábamos que trajeran sillas… o al menos un cojincito, pero no, hay que sentarse en el suelo. ¡No sé de qué me extraño! Y el suelo, claro está, parecía que sabía que iba yo, lleno de piedrecillas que se clavaban a rabiar. Entre eso, y mi falta de flexibilidad para doblar las piernas, no sabía cómo ponerme.

Veo que las dos primeras filas tienen sillas y me dicen que es la zona vip. Como aquí todo es más barato, pregunto si queda sitio, que pago la diferencia. Y ante mi estupor me comentan que es gratis. Eso sí, para gente mayor o con problemas de salud. Me quito el sombrero ante esa respuesta.

Pero quedo más estupefacta aún cuando me dicen, bueno, como tú ya eres bastante mayor y ya vemos que no sabes qué hacer con las piernas, pásate allá. No, no, no, ya me apañaré, todo sea por guardar el tipo, faltaría más. Van a conseguir ellos más con esa frase que cualquier relaciones públicas del gimnasio.

IMG_7595

Como ya anochece, nos van encendiendo las antorchas y cuando por fin llegan las autoridades, el presidente de la isla y su séquito, empieza el espectáculo. Los presentadores dicen que aunque este tipo de evento se suele celebrar siempre en Tailandia, de donde vienen todos los monjes, en los últimos años se está haciendo en otros países.

Cantantes modernos, danza de dragón, danza clásica asiática, música de percusión con enormes bombos… todo un show colorido y superdivertido que también se podía seguir a través de pantallas gigantes.

IMG_7599

Bueno, las autoridades, como en todas partes, no necesitan excusas para la zona vip

IMG_7617

Entre otras atracciones, danza tailandesa

A continuación se hace un descanso para colocar una enorme mesa alargada sobre el escenario. Tras una salutación al buda pintado en el telón de fondo se sientan algunos monjes.

IMG_7619

Dirigen unas palabras a la congregación y comienzan a rezar. Sutras y mantras con ese tintineo hipnotizador  de los instrumentos musicales budistas: címbalo,  tigela, mokygyo,  inkin…y ese tono que a nosotros nos puede resultar monótono, y que al final  o te “estarta” los nervios o te relaja para días.

Yo giro la cabeza para ver el efecto en la gente. Los que están cerca de mí parecen muy relajados, con los ojos cerrados y la cabeza gacha. Estremeceee.

IMG_7624

IMG_7625

Yo diría que alguno incluso dormita

La enorme explanada alumbrada por las casi 12.000 antorchas escrupulosamente alineadas y otras tantas personas, en silencio, en actitud orante, concentrados en ese rumor de cántico y campanilla…  SOBRECOGEDOR.

IMG_7636

Siento que la imagen no sea más nítida. Está tomada a la pantalla gigante puesto que desde abajo era imposible captar la explanada. Aún así, no cupimos todos.

Finalizada la meditación, por grupos comenzamos a preparar las luminarias. Muchos no teníamos ni idea de cómo hacerlo, y la primera vez, creedme, no es tan fácil como parece.

IMG_7650

¡ Empezamos !

IMG_7657

Con muuucho cuidado de no rozar el papel con la llama. Ahora me explico por qué era una por cada 4 ó 5 personas

IMG_7653

¡ CONSEGUIDO ! Ahora a esperar la cuenta atrás

IMG_7680

¿ Preparados?

A algunos, por torpeza o por la ligera brisa que se ha levantado, el fuego les prende el papel y trozos sin control, en llamas, salen volando. Afortunadamente, tras unos minutos de pánico, consiguimos aplastarlos.

IMG_7658

Una desilusión para algunos y un peligro para otros. Revoloteaban sin control sobre nuestras cabezas. No quiero imaginar una situación de pánico con tanto gentío.

En espera de que todos estén listos, comienza el crepitar de los fuegos artificiales y, aunque algunas luminarias se escapan antes de tiempo, tras una cuenta atrás, se sueltan las 3000 al mismo tiempo. Tres mil nada más y nada menos.

la foto 2 [262557]

¡ YA !

IMG_7659

Si la visión de la meditación fue espectacular, esta visión del cielo dejó a todos sin palabras: belleza , armonía, paz… Entiendo ahora el nombre que le dieron al acto, Noche de Paz, y no Noche de Luminarias, como yo he titulado el artículo.

Y aún más sensaciones: ese rápido ascender para marchar luego lentamente, cada vez más lejos, todas juntas, era como si las almas de todos aquellos que quisimos hubieran compartido esa noche con nosotros y estuvieran ahora despidiéndose.

¿Tonterías? Me lo diréis si alguna vez presenciáis algo parecido.

IMG_7667

¿No parecen almas guiadas hacia el infinito?

Todos los allí reunidos quedamos boquiabiertos por esa simpleza que había conseguido turbarnos y hermanarnos por un buen rato, aún sin conocernos de nada.

Escribo estas líneas y la sonrisa, la emoción y la sensación de paz parecen renacer.

Ojalá os la pudiera transmitir.